PR 2 pequeños recorridos y una visita guiada conforman una inmejorable propuesta para visitar lo más representativo de la red de los canales romanos a Las Médulas. Llamas de Cabrera ofrece un entorno único, con numerosas rutas que nos dan la posibilidad de recorrer los canales desde el Canal C-0 hasta el Canal C-5, si lo deseamos.

Pozo Moyabarba Llamas de Cabrera

Todos los recorridos parten de la localidad de Llamas de Cabrera, por lo general son recorridos que van desde dificultad media a dificultad alta.

El entorno es un regalo para los sentidos. Ven a sentir la libertad del rio Cabrera, y los arroyos que lo alimentan.

PR-LE 61
PR-LE 61 La Virgen del Valle
  • Recorrido: lineal por senda
  • Longitud: 6,4 km
  • Horario: 2:30h
  • Desnivel: 150m70m
  • Época: todo el año
  • Dificultad: media
MIDE
ver canales puntos de interés

Este sendero comparte punto de inicio en la fuente de Llamas de Cabrera con el Gran Recorrido GR 292 (sendero de los Canales Romanos de Las Médulas), si bien ambos toman direcciones opuestas desde el principio. Concretamente el PR-LE 61 pone rumbo al sur por la carretera de Odollo, que pasa por delante de la fuente. Por esta vía asfaltada se sube apenas unos metros hasta encontrar un desvío que desciende a la derecha de la calzada en busca de la traza del canal C-1.

A partir de ese lugar, la ruta avanza sin apenas desnivel y a media ladera dominando el angosto valle del río Cabrera, que se bifurca más adelante en dos valles de similar entidad, continuando el río Cabrera por la izquierda y apartándose el Silván hacia la derecha. La confluencia de ambas corrientes se alcanza poco después, al tiempo que la ruta dobla la loma de un vallejo secundario surcado por el arroyo de Valdeolleras. Siguiendo las curvas de nivel, la senda continúa sobre el antiguo trazado del canal a través de prados y laderas de monte bajo hasta tropezar con un primer túnel que es preciso atravesar. Poco después se alcanza un segundo túnel, más largo y llamativo.

Justo en ese punto, una senda señalizada remonta la ladera por la izquierda para ir a salir a la carretera de Odollo, que debemos cruzar para continuar subiendo un poco más por un camino de tierra, hasta conectar con el canal C-3. La ruta gira entonces al norte para volver sobre sus pasos, atravesando ahora la ladera a mayor altitud, por una zona más agreste y empinada, en la que se conservan magníficos ejemplos de muros de sostenimiento romanos. Siguiendo el sentido que un día llevaron las aguas, este tramo nos conduce cómodamente, aunque con algunos pasos irregulares, derivados del derrumbe y erosión de la ladera a lo largo de cientos de años, hasta el emplazamiento de la ermita de la Virgen del Valle, el santuario de referencia de toda la Cabrera Baja. Desde aquí es posible cerrar el circuito regresando a Llamas de Cabrera por la carretera, en un tramo de 3 km no señalizado

Obras y elementos de ingeniería romana asociados a la red de canales que abastecía de agua la mina de oro de Las Médulas (túneles en el canal C1, muros de sostenimiento de los canales C1 y C3, aliviadero labrado en la roca en el canal C3). El canal C3 es además la segunda conducción hidráulica más larga de la antigüedad, con 143 km de longitud.

Buena parte del recorrido ofrece magníficas vistas panorámicas. La primera parte de la ruta, antes de salir al valle del arroyo Valdeolleras incluye un espectacular tramo de carril cortado en la roca y colgado sobre el valle del río Cabrera.

La ruta termina en la ermita de la Virgen del Valle, que acoge a la patrona de la Cabrera en una humilde santuario situado a orillas del arroyo de Valdeolleras. Esta ermita es el escenario de una popular romería que se celebra el primer domingo después de Pascua, en la cual se lleva a la Virgen en procesión hasta el cercano alto de la Cruz de Piedra.

Perfil (prle61)
PR-LE 62
PR-LE 62 Pozo Moyabarba
  • Recorrido: ida y vuelta por senda
  • Longitud: 0,6 km
  • Horario: 20min
  • Desnivel: 15m15m
  • Época: todo el año
  • Dificultad: media
MIDE
ver canales puntos de interés

Este sendero, de muy corto recorrido pero gran interés histórico e interpretativo, da acceso a los restos de un canal romano que un día sirvió para desviar el curso del río Cabrera aguas abajo de su confluencia con el arroyo de Valdecorrales, permitiendo así el bateo de los sedimentos fluviales que se acumulan en el llamado pozo Moyabarba. Esta poza se localiza a la salida de un profundo meandro que el Cabrera describe muy cerca del paraje del Miédalo, en terrenos de Llamas de Cabrera.

El punto de partida de este itinerario se encuentra en la carretera de Llamas de Cabrera a Silván, justo después de cruzar el puente sobre el río Cabrera y antes del desvío hacia una pequeña área recreativa.

El primer tramo es un brusco descenso hasta la margen izquierda del río. Una vez abajo, la ruta prosigue por la orilla del cauce, entre grandes cantos rodados y troncos arrastrados por la corriente, hasta llegar a las inmediaciones de una estrecha garganta en la que el curso fluvial se encañona al tiempo que describe un cerrado meandro.

En este punto se puede ver un espectacular tajo abierto en la peña por el cual circulaban las aguas de un antiguo canal romano que discurría en paralelo al cauce. La caja de este canal nos permite salvar el meandro para acceder al siguiente tramo fluvial, dando vista al pozo Moyabarba, donde se concentraba el laboreo en busca de pepitas de oro.

Canal romano labrado en la roca. A la altura del llamado pozo Moyabarba, los romanos construyeron un canal para desviar la corriente del río Cabrera y facilitar el bateo de los sedimentos auríferos que se acumulaban en el lecho fluvial. Aunque la mayor parte de aquella obra ha sido destruida por siglos de crecidas, aún perdura un espectacular tajo abierto en la roca a base de pico y cincel. Llamativamente, este canal se localiza varios metros por encima del nivel actual del río, evidenciando el trabajo erosivo que la corriente ha sido capaz de realizar a lo largo de los últimos 1800 años.

Antigua ferrería de Llamas de Cabrera. En la margen derecha del río y por encima de la carretera de Llamas a Silván, aún se pueden ver las ruinas de varias edificaciones que formaban parte de una antigua ferrería.

Las riberas del Cabrera conservan un magnífico bosque galería dominado por el aliso, que da paso a robles y encinas en las empinadas laderas que encajonan el curso fluvial. En el cauce no es difícil observar aves propias de ríos de montaña, como la lavandera cascadeña y el mirlo acuático, mientras se escucha al ruiseñor común en las espesuras ribereñas.

Área recreativa de Llamas de Cabrera. Situada al lado de la carretera, en una terraza fluvial en la confluencia del arroyo de Valdecorrales con el río Cabrera y en el punto de inicio de la senda que conduce al pozo Moyabarba. Es un magnífico lugar para una comida campestre y para descansar después de la ruta.

Perfil (prle62)
Canal C1
CANALC1 Llamas de Cabrera
  • Ida y vuelta por senda
  • Longitud: 6 km
  • Horario: 2,15 horas
  • Desnivel de ida: 40m
  • Desnivel de vuelta: 80m
  • Época: todo el año
  • Dificultad: media
MIDE
ver canales

En la entrada del pueblo, podemos ver el cartel que señaliza la ruta, este se encuentra al lado de la fuente, nada más dejar la carretera, seguimos el camino como nos indica subiendo ligeramente entre casas. Al kilómetro y sin salirnos del camino llegaremos a una bifurcación con cartel informativo que nos indica la ruta que estamos realizadon (de frente) y la ruta a la mina (derecha). Segiremos bajando hasta encontrarnos ya en el canal C1.

El canal C1 contiene numerosos tramos de canal tallados en la roca. Seguiremos por el canal hasta llegar a un túnel, en su salida se encuentra el arroyo Valdecorrales.

Lo dejamos a nuestra izquierda para subir ligeramente unos metros hasta encontrar una oquedad (aliviadero) que nos trae de vuelta a la ruta.

Existe un tramo que conserva muros de sostenimiento colgados sobre el precipicio, cortes en la roca, inscripciones, un túnel y un aliviadero.

La parte final del sendero recorre la cabecera del valle Lleiroso, en uno de los sectores más remotos y mejor conservados de los Montes Aquilianos.

En la vuelta tendremos que subir los 80 metros de desnivel que bajamos a la ida