Vertiente sur Aquilianos

Suman más de 60 km de longitud en su conjunto, y dan acceso a largos tramos de canales en los que se pueden contemplar numerosos restos arqueológicos que dan fe de la envergadura y dificultad de la obra.

Con la finalidad de poner en valor y contribuir a la conservación del asombroso legado histórico que representan los canales romanos de Las Médulas, ha sido creada una red de itinerarios peatonales y autoguiados que siguen, en la mayor parte de su trazado, la huella de las antiguas conducciones de agua.

Dado que los canales fueron construidos con un desnivel mínimo y uniforme, es fácil de entender que gran parte de los recorridos discurran sin apenas cambios de nivel.

De hecho, las subidas y bajadas que se intercalan en los itinerarios, a veces implicando importantes saltos de altitud, corresponden a tramos de enlace en los que se utilizan caminos tradicionales para cambiar de canal o dar acceso a las localidades del entorno.

La red de senderos asociada a los canales romanos consta de 3 itinerarios independientes.

Dos de ellos se superponen a la red meridional de canales de Las Médulas, la que surca la vertiente sur de los montes Aquilianos.

Mientras que el tercero está relacionado con el laboreo del oro en los depósitos aluviales del río Cabrera.

Senderistas

60km divididos en un GR (gran recorrido) y dos PR (pequeño recorrido).

Campo da Braña

El sendero principal es el GR 292, un sendero de gran recorrido que une el paraje de Campo da Braña, en los límites del yacimiento arqueológico de Las Médulas, con la localidad de Llamas de Cabrera, situada en las faldas del pico de la Cruz.

Este recorrido está dividido en 3 etapas, con puntos intermedios de paso en Pombriego y Santalavilla, e incluye diferentes variantes y derivaciones que enriquecen el contenido del sendero al dar acceso a tramos y puntos de gran interés, representativos de la red de canales.

2 pequeños recorridos:

  • PR-LE 61(menos exigente físicamente): Describe un itinerario lineal entre Llamas de Cabrera y la ermita de la Virgen del Valle, recorriendo sendos tramos de los canales C-1 y C-3 que destacan por la relevancia de sus restos arqueológicos y por su enorme atractivo paisajístico.
  • PR-LE 62 (sendero de muy corto recorrido): Comunica el área recreativa de Llamas de Cabrera con el paraje del pozo Moyabarba, donde los romanos abrieron un impresionante tajo en la roca para desviar la corriente del río Cabrera y facilitar el bateo de los sedimentos acumulados en el lecho fluvial.

Cómo disfrutar de una jornada en plena naturaleza.

Equipación senderista

Durante el verano, la temperatura puede alcanzar valores elevados. Es por ello que en esta época se aconseja iniciar la ruta temprano para llegar al destino hacia mediodía, evitando las horas centrales del día. Por el contrario, en invierno pueden darse nevadas ocasionales que cubren los tramos altos del recorrido, aumentando su dificultad.

Agua y comida

En la mochila no debe faltar comida energética y una cantimplora con agua.

Ropa y calzado

Se aconseja utilizar ropa cómoda de estilo deportivo y calzado fuerte, ya sean botas de montaña o de trekking.

Protección solar

La mayor parte del recorrido discurre a través de zonas de matorral muy expuestas al sol, siendo muy recomendable el uso de protector solar y gorra en cualquier época del año.

La mayor parte del camino discurre por el trazado de los canales con muy poco desnivel y sin apenas dificultad, pero tanto la longitud de muchos de los recorridos, como las fuertes bajadas y repentinos repechos que se encuentran en los tramos de enlace entre canales exigen una moderada forma física. La variante número 1 del GR 292 entre Pombriego y Santalavilla es especialmente exigente y solo se recomienda a personas bien preparadas y acostumbradas a largas caminatas de montaña.
En diversos puntos del recorrido a lo largo del GR 292 y del PR-LE 61 se hace preciso vadear arroyos de ladera que, por lo general, llevan muy poca agua, aunque este puede no ser el caso durante el invierno y la primavera. Con un caudal importante se aconseja descalzarse para cruzar estos cauces sin riesgo de resbalones.
En el entorno de Llamas, es posible visitar los restos de una antigua mina subterránea romana. Una derivación señalizada del sendero lleva hasta algunas de las bocaminas, si bien el acceso a las galerías requiere del uso de técnicas de espeleología minera, puede resultar peligroso para personas no especializadas y está desaconsejado.
La senda del pozo Moyabarba, a pesar de su corto recorrido, posee un trazado irregular y discurre por la orilla del río entre cantos rodados que pueden estar húmedos y resbaladizos. Por este motivo requiere mucha precaución y se desaconseja totalmente en momentos de crecida.
Aplicarse repelente de insectos (especialmente en verano).

Le informaremos en el aula de interpretación de los Canales Romanos en Puente de Domingo Flórez, y en el Centro de recepción de visitantes de Las Médulas

Desde
ir a
Mostrar ruta

Aula de interpretación de los canales romanos a Las Médulas en la Cabrera

Aula interpretación canales romanos de Las Médulas en La Cabrera
El aula de interpretación está situada en la población de Puente de Domingo Flórez (cómo llegar)

HORARIO DEL AULA

  • Sábados de 11:00 a 13:30 y de 17:00 a 20:00
  • Domingos de 11:00 a 13:30 y de 17:00 a 20:00
AULA Entrada GRATIS
  • Video explicativo (ver video)
  • Exposición de fotos y dioramas
  • Folletos informativos(descarga)
  • Interpretación de los canales

Domus procuratoris de Las Médulas en Carucedo

Domus procuratoris de Las Médulas en Carucedo

La Domus procuratoris de Las Médulas, reproduce una vivienda romana

Horario:
  • De 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00
Domus: Entrada GRATIS
  • Visita casa romana
  • Exposiciones
  • Folletos informativos(descarga)
  • Punto de información:
    • Las Médulas
    • Canales Romanos
    • Turística
  • Tienda
Permanente:
  • Domingos: Talleres y mercado.
Oferta cultural:
  • Teatro
  • Filandón
  • Presentación libro

Centro de recepción de visitantes de Las Médulas

Centro de recepción de visitantes de Las Médulas

En el mismo pueblo de Médulas, a 400 metros del parking de la entrada, donde se encuentra el Aula Arqueológica, en la calle principal pasada la Iglesia, muy cerca de la entrada al espectacular Circo de las Valiñas.

El centro tiene a disposición del público invidente maquetas tiflotécnicas y textos en braille.

Visitas guiadas La visita guiada consiste en un recorrido circular de 3 km. totales (ida/vuelta), les lleva a uno de los últimos frentes de explotación donde los romanos abandonaron la mina y donde se encuentran las galerías, la Cuevona y la Encantada. El recorrido transcurre realmente por el interior de la mina, pero al ser una explotación a cielo abierto, es un paseo entre un laberinto de picuezos rojos y castaños centenarios. La guía que acompaña al grupo le va interpretando el paraje, dándole sentido a todos los restos que han quedado (tipo de yacimiento, infraestructura hidráulica, mano de obra, etc). Tenemos que tener presente que estamos en un Paisaje Cultural, que ha cambiado como consecuencia de un proceso histórico, no de un proceso natural.

Esta interpretación le va a servir al visitante para que cuando se mueva por el resto de la Zona Arqueológica, ya que es una extensión muy amplia unas 2.000 hectáreas, reconozca lo que va viendo y sepa que función tenían cada uno de estos puntos de interés (lagos, asentamientos, miradores,…..) dentro de la mina.

Horario:
  • Mañanas: De 11:00 a 14:00
  • Tardes: Depende de la época del año (consultar 987 42 07 08)
Centro de recepción: Entrada GRATIS
  • Audiovisual, maquetas tiflotécnicas
  • Textos en braile, tienda
  • Folletos informativos(descarga)
  • Alquiler de bicicletas
Visitas guiadas oficiales:
  • Mínimo de seis personas
  • Mañanas: Salida a las 11:30 y a las 12:00h
  • Tardes: Varía según época del año (Consultar)
  • Se admiten grupos previamente concertados
  • Precios: 3€ por persona y 2€/persona para grupos concertados previamente de más de 15 personas
Reservas:

Brezos y corzos, encinas y oropéndolas, alcornoques y ruiseñores ...

Brezo rojo

Los montes Aquilianos, y en concreto la vertiente sur de esta sierra en el ámbito del río Cabrera, se caracteriza por el predominio de la vegetación arbustiva, con una composición de corte mediterráneo dominada por brezos y jaras que, en amplias zonas, dan lugar a formaciones muy densas y cerradas.

Asociadas a estos matorrales crece una gran variedad de plantas aromáticas de vivos colores, como el cantueso, y es muy abundante la carquesa, de tallos ásperos y flores amarillas.

El estrato arbóreo aparece recluido a los fondos de valle y a las vaguadas más húmedas, enclaves en los que la vegetación potencial ha resistido a los incendios y al uso del fuego como medio para mantener zonas de pasto.

En algunas laderas, sobreviven pequeños rodales de alcornoque y rebollo, con ejemplares que en ocasiones alcanzan gran porte, mientras que en las zonas de suelo más esquelético se desarrollan impenetrables encinares de porte achaparrado.

Más variedad específica se encuentra en el entorno de los arroyos, donde domina el aliso y el fresno de hoja estrecha, excepto en el fondo del valle principal, donde las orillas del río Cabrera conservan magníficos bosques ribereños protagonizados por el chopo o álamo negro.

En cuanto a la fauna, aunque abundante y de gran interés, resulta en general difícil de observar a lo largo de los itinerarios. Su composición es característica de la zona de transición entre el ámbito mediterráneo y el atlántico. Entre las aves son muy abundantes algunos pájaros de matorral como la curruca rabilarga y el acentor común, aunque en las zonas arboladas se hacen notar especies forestales como el torcecuello, el mosquitero ibérico, el ruiseñor común o la oropéndola. Todas ellas se reconocen fácilmente por su canto característico. También en los recorridos a orillas del río Cabrera es fácil detectar al mirlo acuático y a la lavandera cascadeña.

Entre los mamíferos no es raro sorprender algún corzo en las matas que cruza la ruta. Mucho más difícil es encontrarse con el jabalí, a pesar de su abundancia, aunque no faltan huellas y rastros de revolcaderos en el camino. A través de los indicios no debería extrañarnos localizar excrementos de zorro e incluso de lobo. También los reptiles son frecuentes a lo largo de los recorridos, sobre todo cuando las temperaturas comienzan a alcanzar valores elevados ayudados por la fuerza del sol durante la primavera. Entre las especies frecuentes destaca el lagarto verdinegro, cuyos machos adquieren una hermosa tonalidad azul en la cabeza durante el periodo de celo.

  • Alcornoque

    Alcornoque

    Quercus suberÁrbol perennifolio de porte medio, con corteza gruesa y cuarteada, de color gris claro, muy característica.Las hojas son pequeñas y aserradas, algo coriáceas y de color verde oscuro por el haz, más claras por el envés. Es una especie típicamente mediterránea bastante bien distribuida por la Cabrera Baja y la parte sur del Bierzo.
  • Ruiseñor común

    Ruiseñor común

    Luscinia megarhinchosAunque afamado por su canto potente, melodioso y largo, es en realidad un pájaro de tonos discretos, pardos rojizos por encima y grises por debajo, y de costumbres muy tímidas, que raramente se deja observar. Habita manchas espesas, sobre todo en las inmediaciones de ríos y arroyos, donde se mueve habitualmente por el estrato arbustivo. Es una especie migradora, presente en la zona de abril a septiembre.
  • Encina

    Encina

    Quercus ilexÁrbol de hoja perenne de hasta 25 m de talla, con follaje espinoso, sobre todo en las plantas jóvenes. Las hojas perduran 3-4 años en el árbol adquiriendo un tono verde oscuro apagado. Cada primavera se renueva parte del follaje con hojas que al principio lucen un verde claro muy llamativo. Su raíz principal es potente y muy penetrante,
    presentando una gran facilidad para el rebrote. De crecimiento lento, es uno de nuestros árboles más longevos, pudiendo vivir entre 5 y 7 siglos.
  • Cantueso

    Lavandula stoechasEs una mata erecta de 0,5-1m de alto, con hojas lineares de borde entero revuelto. Los tallos que portan las flores tienen un tramo largo desnudo por debajo de la inflorescencia azul-morada y están coronados por un penacho violeta. Típica de zonas de montaña de sustrato silíceo. Es especie muy melífera.
  • Jara

    Jara

    Cistus laurifoliusMata alta de porte arbustivo, de hasta 3 m de altura, que en la madurez adquiere forma de candelabro. Florece en los meses de abril y mayo, cuando se cubre de flores grandes y vistosas, de color blanco con una gran mancha negra en cada pétalo. Es una especie típica de parameras y montañas en las regiones mediterráneas continentales, apareciendo entre 800 y 2000 m de altitud.
  • Carquesa

    Carquesa

    Genista tridentataMata áspera y abigarrada, carente de hojas, que puede alcanzar 1 m de altura. Los tallos son muy característicos, aparentemente articulados y con alas verdes y onduladas que se expanden a ambos lados del nervio central. Las flores son amarillas y vistosas. Rebrota con gran facilidad después de los incendios.
  • Brezo rojo

    Brezo rojo

    Erica australis aragonensisEs una mata densa y leñosa de 0,5 a 1 m de altura. Tiene hojas lineares que crecen en verticilos y flores rosadas que aparecen en grupos en el extremo de las ramillas. Florece a lo largo de la primavera tiñendo de rosa las laderas.
  • Rebollo

    Rebollo

    Quercus pyrenaicaTambién denominado melojo, es un árbol caducifolio, de copa ancha y follaje poco denso, de hasta 20 m de altura. El tronco presenta una corteza gruesa de color pardo grisáceo, que se vuelve muy agrietada con la edad. Tiene hojas simples y pecioladas, con el limbo profundamente lobulado, blanquecino y piloso por el envés. El fruto es una bellota que surge en grupos y maduran a lo largo del otoño. Es una especie típica de los ambientes continentales de la península Ibérica.
  • Fresno

    Fresno

    Fraxinus angustifoliaÁrbol caducifolio de 10-15 m de talla, de tronco recto y copa oval, que da una sombra poco densa. Hoja compuesta, con 7-9 foliolos. Su nombre específico “angustifolia” hace referencia a sus foliolos que son mucho más estrechos y estilizados que los de su pariente cercano, el fresno atlántico. Crece en lugares frescos y húmedos, habitualmente en las riberas.
  • Aliso

    Aliso

    Alnus glutinosaÁrbol caducifolio de hasta 20-25 m de altura, de porte típicamente piramidal. Tiene la corteza lisa, aunque se agrieta longitudinalmente en los ejemplares añosos. Las hojas son simples, alternas y pecioladas, de forma redondeada, con el borde doblemente dentado y el ápice escotado. Es una especie típica de bosques de ribera.
  • Álamo

    Álamo

    Populus nigraÁrbol de hasta 30 m de altura, de tronco recto y copa amplia y elegante. La corteza se resquebraja desde muy temprana edad, apareciendo unas costillas negras en las grietas a las que alude su nombre específico. Tiene hojas caducas, provistas de un peciolo largo y con el limbo triangular y de borde aserrado. Forma choperas muy desarrolladas a lo largo de las orillas de los cauces fluviales, dando lugar muchas veces a formaciones mixtas con fresnos, sauces y alisos.
  • Curruca rabilarga

    Curruca rabilarga

    Sylvia undataEs una especie típica de matorral que se detecta principalmente durante la primavera, cuando los machos se suben a cantar en puntos destacados del matorral, habitualmente al descubierto. El resto del tiempo se observa más frecuentemente cuando vuela brevemente sobre el matorral antes de perderse entre el ramaje. Entonces llama la atención por su porte estilizado y su cola larga, que utiliza hábilmente para equilibrarse en vuelo. Vista de cerca presenta partes superiores gris pizarra y partes inferiores granate, más llamativas en los machos. Muy abundante en el ámbito que atraviesan los itinerarios.
  • Corzo

    Corzo

    Capreolus capreolusAbundante y relativamente fácil de observar en manchas arboladas y de matorral. Demuestra su estado de alerta ante cualquier amenaza con un ladrido potente y repentino, que luego repite insistentemente mientras se va alejando en busca de refugio. Tiene el pelaje pardo, con el trasero llamativamente blanco, muy visible en su huida. Los machos lucen cuernas pequeñas y con diferente número de puntas en función de la edad. Estas cuernas crecen anualmente coincidiendo con la temporada de celo, que tiene lugar durante el verano, y las pierden progresivamente durante el otoño.
  • Acentor común

    Acentor común

    Prunella modularisAve de matorral de pequeño tamaño y tonos pardos y grises muy discretos. Por el contrario su canto es un trino largo y melodioso, que lanza desde la punta de un arbusto y repite insistentemente. Se mueve de forma habitual por el interior de las matas, aunque acostumbra a posarse regularmente en puntos elevados y al descubierto por lo que no resulta tan difícil de observar como otras aves típicas de estos medios. Es muy abundante en las landas de brezo que cubren grandes extensiones de los montes Aquilianos.
  • Torcecuello

    Torcecuello

    Jynx torquillaEs el pícido más peculiar de la fauna ibérica. Al contrario que otros pájaros carpinteros no trepa por los troncos ni tiene el pico preparado para escavar agujeros en los troncos. Tiene un plumaje gris con multitud de marcas y manchas negras. Gira el cuello y adopta posturas muy características. Es una especie migratoria que llega a la zona por el mes de abril, cuando se detecta con facilidad por su canto, un kia-kia-kia-kia-kia alto y chillón que lanza desde la espesura.
  • Oropéndola

    Oropéndola

    Oriolus oriolusEs un ave de mediano tamaño, frecuente en la zona asociada a arboledas ribereñas. Es una especie migratoria cuya llegada se produce a lo largo del mes de abril y mayo. Entonces comienza a oírse en las espesuras su canto melodioso y aflautado, que suena “tu-tu-tíiu” y repite una y otra vez. Con un poco de fortuna se deja ver, siendo los machos amarillos y negros muy vistosos y llamativos.
  • Mosquitero ibérico

    Mosquitero ibérico

    Philloscopus ibericusEs un pájaro muy pequeño y forestal, de tonalidad muy discreta, verdosa y amarillenta, sin rasgos significativos para su identificación. Resulta interesante sin embargo por su carácter endémico, propio de la península Ibérica, y por su abundancia, escuchándose su canto característico por todos lados en el mes de abril (chui-chui-chui-chui-chui-chui… tsrrrrr chui-chui-chui). Es una especie migratoria que inverna en África, hacia donde marcha a partir de finales de agosto.
  • Mirlo acuático

    Mirlo acuático

    Cinclus cinclusRechoncho y de cola corta, es un ave inconfundible. Tiene el plumaje negro o gris plomizo, con un amplio y destacado babero blanco. Vive estrictamente ligado a los cauces fluviales, donde se deja ver posado en los cantos rodados que sobresalen del agua y en las orillas, o en vuelo raudo sobre la corriente.
  • Lavandera cascadeña

    Lavandera cascadeña

    Motacilla cinereaPájaro ribereño muy estilizado y de colores llamativos, sobre todo por el amarillo limón que luce en las partes inferiores. Los machos suelen tener la garganta negra, lo que los diferencia de las hembras, que la tienen blanca. Se posa en las orillas de los cauces fluviales, agitando su larga cola arriba y abajo incesantemente.
  • Lagarto verdinegro

    Lagarto verdinegro

    Lacerta schreiberiLagarto de cabeza corta y ancha, con la cola muy larga, que puede llegar a doblar la longitud del cuerpo. Puede alcanzar los 30 cm de longitud. Se caracteriza por una coloración verde con abundantes manchas negras, si bien la cola es parda y los machos, durante el celo, presentan una bella tonalidad azul en la cabeza. Es el lagarto más abundante y fácil de observar en los caminos que utilizan las rutas de los canales romanos, especialmente durante los meses de abril y mayo coincidiendo con los primeros días de sol y calor.
  • Melanargia lachesis

    Medioluto ibérica

    Melanargia lachesisEspecie típicamente veraniega, podemos ver volar adultos entre la primera quincena de junio y la segunda quincena de agosto en una generación. Debido a la celda discal de las alas anteriores se presenta limpia, sin ninguna línea transversal que la atraviese, y a que apenas tiene subfusión negra en la zona basal de la cara superior de sus alas, esta especie resulta fácil de identificar. (Mariposas diurnas de la provincia de León)